Love for Riding: <b>aventura por Kirguistán y Tayikistán</b>

Love for Riding: aventura por Kirguistán y Tayikistán

Soy motociclista. Sí, creo que es lo que me describe mejor. Siento pasión por la moto. Mi padre, abuelo y bisabuelo, y también mi bisabuela, tuvieron una relación muy estrecha con las motos en ciertas épocas de sus vidas.
02-19-2019
Adventure

Article

Adam Dąbkowski
#REVITRIDER

Adam nació y creció en Varsovia, Polonia. Este productor de publicidad y contenidos en vídeo se crió en un ambiente de motor y en seguida adquirió la pasión por las motocicletas. Adam se subió por primera vez a una de ellas cuando tenía diez años, era una Honda MTX80. Ahora ya tiene muchos kilómetros a sus espaldas y maneja una gran moto rutera, y puedes encontrarle por medio mundo disfrutando de su pasión junto a su mujer. En los últimos cinco años ha disfrutado de sus vacaciones siempre en la moto, y hace ya casi dos años que creó su propia página web, “Love For Ride”, centrada en rutas en motocicleta y análisis y vídeos de nuevos modelos. Conócelo aquí:

WEBSITE | INSTAGRAM | FACEBOOK | YOUTUBE

Wayne Mitchell

Intro text

VIAJANDO POR EL MUNDOEN MOTO

Siempre soñé con recorrer el mundo en moto. Hace cinco años, el sueño empezó a hacerse realidad. Junto a mi pareja, Izabela, visitamos gran parte del continente europeo. Y hace dos años comenzamos el proyecto “Love For Ride” (Pasión por la moto), una página web y redes sociales centradas en las mejores rutas por Europa. El objetivo era mostrar todas estas carreteras a nuestra audiencia con vídeos de calidad.

Product images

Love for Ride 1
Love for Ride 2
Love for Ride 3
Love for Ride 4

About this page

GRABANDO LA AVENTURA

He trabajado nueve años en la industria del vídeo como jefe de producción y productor, por lo que todo esto me era familiar, aunque no desde el punto de vista creativo. Siempre quise poder hacer un verdadero programa sobre motocicletas, pero no conseguía el dinero. Y luego pensé que tal vez podía intentar hacerlo por mí mismo. Y me lancé.

Visitar Asia Central y Suramérica en moto había formado parte de mi lista de deseos. Estas regiones son como la meca para los pilotos de aventura. El año pasado decidimos junto con mi mujer y otros colegas que recorreríamos Kirguistán y Tayikistán en moto.

Highlights

About this page

LA AVENTURA HUYE DEL ASFALTO

Teníamos mucha experiencia con viajes en moto por asfalto. Como he mencionado, nos hemos recorrido buena parte de Europa; pero no tenía experiencia en la conducción fuera de carretera, especialmente con paquete y equipaje. El mayor desafío fue precisamente disfrutar de esta excitante aventura en un terreno natural con una moto voluminosa cargada hasta los topes.

Además del equipaje típico, había que cargar el equipamiento de camping para dos personas, así como un equipo de filmación y un dron. Para prepararme hice un curso de conducción off-road con una moto de aventura de las grandes, y que resultó ser una sabia decisión.

Product images

Riding with a Passenger

About this page

FUERA DE LA CARRETERA DE NUEVO

Hicimos más de 5000 km por las carreteras de Kirguistán y Tayikistán. De los 28 días por Kirguistán, 25 fueron encima de la moto. Si llego a saber las carreteras con las que nos encontramos, ¡a lo mejor le hubiera pedido a mi pasajera que se quedara en casa!

Todas las carreteras –con la excepción de la principal (M41)– estaban sin asfaltar. Algunas de ellas no se pueden ni denominar carreteras. Las secciones con arena, pequeñas piedras y barro en pasos de montaña –donde llueve fuerte– fueron las peores. El peor día fue el recorrido entre Kazarman y Osh.

Product images

Roads

Intro text

Aquello más que una pista de grava negra parecía el lecho lento de un río, gobernado por piedras sueltas, arena y barro. Fue tan peligroso en algunos puntos que le pedí a Iza que se bajara, de manera que yo pudiera cubrir algunas secciones sin ponerla en riesgo.

Highlights

About this page

DE KAZARMAN A OSH

Lo que debiera haber sido un día normal de pilotaje en seguida se convirtió en algo extraordinario. ¡Y no para mejor! Nos costó 12 horas recorrer 300 kilómetros. Y puede parecer que teniendo en cuenta la superficie, tampoco fue tan dramático en tiempo empleado, pero fue realmente agotador y en ocasiones frustrante.

Aquello más que una pista de grava negra parecía el lecho lento de un río, gobernado por piedras sueltas, arena y barro. Fue tan peligroso en algunos puntos que le pedí a Iza que se bajara, de manera que yo pudiera cubrir algunas secciones sin ponerla en riesgo..

En los trozos húmedos o enfangados, la moto patinaba –a veces descontroladamente– y eso físicamente te dejaba exhausto. También me invadía el estrés, porque también era responsable de mi mujer. Ambos tuvimos miedo y ansiedad cruzando ese paso.

A pesar de mis esfuerzos por mantenerlo todo bajo control, me desvié del camino, no vi una piedra escondida en un mar de barro, perdí la rueda delantera y nos caímos. Nos dimos de bruces con el suelo. Yo estoy acostumbrado a estas caídas, pero para Iza fue la primera vez. Por suerte no íbamos deprisa, aunque mi mujer cayó con fuerza de lado, saltando de la moto y golpeándose ligeramente con la cabeza en el barro. Por suerte era barro. Sin más, nos levantamos ilesos. Al principio sí hubo lágrimas. Le pregunté a Iza si se encontraba bien, y me respondió: “estoy bien, pero tengo miedo”.

Aunque poco después soltó: “tampoco ha estado tan mal”, y comenzó a sonreír.

Levanté la GS y decidimos que esa sección la pasaría solo. Pensé para mí: “ojalá esto acabe pronto, espero que pronto la carretera mejore, aunque solo podemos ir por este camino”.

Finalmente, después de muchas horas, la pesadilla finalizó cuando alcanzamos Osh.

Product images

Kyrgyzstan 1

Product images

Kyrgyzstan 2

About this page

EL ESPECTÁCULO DEBE CONTINUAR

Recordamos esa experiencia como si hubiera sido ayer. Dicen que los momentos más duros son los que más recuerdas. Aunque también hubo bonitos momentos. Los increíbles paisajes que encuentras en Kirguistán y Tayikistán se te quedan grabados. Preciosos y salvajes. Kirguistán tiene lo que parecen verdes colinas que no se acaban nunca, cubiertas solo de hierba. No hay árboles.

Kirguistán tiene también estupendos lagos de montaña, como el Song-Kul. Este lago tiene 270 km2 y está sobre la pradera más extensa jamás imaginada (tiene la extensión de una gran ciudad europea), y está rodeado de montañas. Una pradera sin árboles y sin edificaciones. La gente del país viaja a ese lugar en verano, y viven como sus antepasados en tiendas que allí llaman yurtas. Algunas son para invitados, para que experimentes cómo era el mundo hace un siglo. No hay luz ni agua potable. También hay manadas de caballos salvajes que cuando los adelantas se animan a correr a tu lado. Fantástico.

Product images

Tajikistan 1

About this page

ALTURAS

Tayikistán es diferente. No hay vegetación. Normalmente te mueves por encima de los 4500 metros de altitud (lo más alto es el paso Ak-Bakal, a 4655 m). A veces nos parecía que podíamos tocar el cielo. Las nubes estaban bajas y hacía frío. Y a nuestros pies comenzaban interminables carreteras rectas, en parte de asfalto, en parte grava, y se levantaban monumentales montañas.

La paleta de colores es, diría, estéril. Desde el blanco de la nieve y la sal, al amarillo claro o casi naranja. El desierto casi no tiene vida. El lago Karakul, el mayor y más bonito de la región, se creó como resultado del impacto de un meteorito hace un millón de años. El agua es de un azul precioso, pero no tiene peces ni ningún otro modo de vida.

Product images

Tajikistan 3
Tajikistan 4
Tajikistan 5
Tajikistan 6

Featured

LA POBLACIÓN LOCAL

A lo largo y ancho de toda nuestra ruta, la población local vivía con poco, en la pobreza. Pero se mostraron felices y amigables (no experimentamos ninguna situación peligrosa o incómoda). También nos cruzamos con muchos otros aventureros, gente de todo el mundo. Si recorres el mundo, ese grande pedazo de tierra es casi lugar de paso obligado. La mayoría en bicicleta, pero también en moto y vehículos off-road.

SIN LAMENTACIONES

Hemos podido recorrer algunos de los caminos naturales más bonitos del mundo, lejos de las carreteras de asfalto. Y aunque recuerdas los desafíos compartidos –mal tiempo, condiciones de superficie terribles y muchas otras cosas– pienso que no me importaría volver. Pero para que entiendas mejor nuestra aventura, visiona “Love For Ride”. Quizá te inspire a ti también.

Product images

1920x905 . 1680x792 . 1280x603 . 560x656 . 1680x792

Intro text

¿QUIERES MÁS?

Descárgate las rutas favoritas de este viaje de Adam en Motorcycle Diaries.

Highlights