Todos nuestros productos tienen marcado CE

Danilo Petrucci: de MotoGP al Dakar y más allá

Danilo Petrucci: de MotoGP al Dakar y más allá
Lo que le echenLa carrera deportiva de Danilo Petrucci ha sido como una montaña rusa. El piloto italiano de 31 años, tantos años #revitrider, pasó de un emotivo adiós a su época en MotoGP a protagonizar todo un señor debut en el rali Dakar, en solo 47 días. Este subidón de experiencias pedía a gritos una entrevista con Danilo. Nos sentamos con él aprovechando que pasó a visitarnos a la sede central de REV’IT!
REV’IT!: Te has despojado de los monos integrales y te has enfundado la ropa de off-road. Con pocas semanas de diferencia te has metido en un mundo totalmente nuevo. ¿Cómo se te ocurrió correr el Dakar, teniendo en cuenta además que acababas de terminar la temporada de MotoGP?

Danilo: “Los planes culminaron en el mes de agosto pasado, cuando le comuniqué a KTM que tenía el sueño de disputar el Dakar. Siempre lo había soñado, pero sinceramente nunca creí que fuera posible. Mirando atrás, creo que los tiempos nos beneficiaron."

“Acabé agotado por la presión constante de MotoGP. No tenía esa sensación de estarme divirtiendo con el pilotaje de motos, y pensé que sería una buena cosa volver con el tema del Dakar. Y sabía que iba a ser un gran desafío, porque ciertamente hay muy poco tiempo desde que se acaba MotoGP hasta el día que comienza el rali Dakar.”

Siempre tuviste ese sueño. Pero, ¿cómo surgió?

“Tengo que agradecérselo a mi padre. Él estuvo trabajando en el paddock como conductor de camión para el Team Pileri –el antiguo equipo de Loris Capirossi–. Siempre traía a casa cintas de VHS cuando volvía de las carreras. Hoy en día, los padres regalan a sus hijos un teléfono inteligente, pero yo tenía un vídeo cassette para ver aquellas películas. Tenía cuatro años de edad, hacía poco que había aprendido a usar el vídeo y me puse a devorar cintas de los grandes premios. Pero en alguna ocasión había también imágenes del rali Dakar, y me llamó la atención. Luego mi padre se fue a trabajar para KTM, justo cuando aparecieron como marca en las carreras del mundial."

“KTM ya era una leyenda en el motocross, y en el Dakar, por supuesto. En aquella época, después de seguir mucho a Loris Capirossi, yo seguía sobre todo a Fabrizio Meoni. Aún tengo un póster suyo en casa. Era uno de los mejores pilotos del Dakar; ¡incluso lo ganó dos veces! Mi padre lo conocía bastante y salieron a conducir sus motos por el campo en alguna ocasión. Así que pude conocer a Meoni en su momento, pero nunca pude conducir con él. Entonces ya había cumplido los doce años y aún no tenía carnet, pero al motocross sí que le daba.”

Ya tenías experiencia en el off-road, pero supongo que tu rendimiento en el Dakar también te impresionó a ti.

“Era imposible poder hacerse una idea de la dureza del Dakar actual. Oyes historias, claro, pero normalmente te cuentan la mitad de lo que es. Una vez lo he vivido en mi propia piel, ya sé lo extenuante que puede llegar a ser. Sinceramente, no esperaba que fuera tan extremo. Pilotar 3 o 4 días fuera de carretera está bien, pero dos semanas enteritas... te destroza totalmente."

“Comparado con el Dakar, una carrera de MotoGP és más como un esprint. Respecto de los resultados, tampoco sabía qué podía esperar. Lo digo porque solo había hecho un rali antes de este último Dakar. Me senté con el equipo e intentamos establecer unos objetivos razonables. Pensamos que acabar entre los 30 primeros era un objetivo para estar contentos. Nunca imaginé llegar a estar situado provisionalmente entre los 10 primeros, y menos ganar una etapa.”

"Nunca imaginé llegar a estar situado provisionalmente entre los 10 primeros, y menos ganar una etapa."

¿Y cuándo te das cuenta de que pueden salirte algunos buenos resultados, después de todo?

“El segundo día acabé el 13º; lo hice porque muchos otros pilotos cometieron un error grave navegando –unos ocho o así–. Ahí me dí cuenta de que meterme entre los 10 primeros regularmente no iba a ser fácil, porque en circunstancias normales, tenía que acabar por detrás de ellos. Al día siguiente mi KTM se averió, era una tema eléctrico. Me sentí como si hubiera perdido cualquier opción de hacer un buen resultado. Fue una decepción tremenda. Pero todo aquello cambió cuando me dijeron que hasta la avería estava en posiciones de podio de la etapa. Eso recargó mi confianza."

“En las primeras etapas me di cuenta de que en determinados terrenos iba muy bien. Por ejemplo, en las planicies rocosas pero rápidas. En esas secciones, vas casi siempre en cuarta, quinta o sexta marcha. Así era la etapa el día que estaba tercero antes de quedarme tirado. Saliendo el vigésimo, puedes adelantar a muchos pilotos. Parecía una carrera de MotoGP. En una de esas etapas rápidas, parábamos a repostar relativamente pronto. Y uno de los comisarios se me acercó y dijo ‘número 1’. Yo repliqué que mi dorsal era el 90. Pero él aclaró que es que yo iba primero entonces. No me lo podía creer, de hecho me tuvo que enseñar la clasificación para que me lo creyera. Lástima que al final me penalizaron, pero para mí fue espectacular poder pilotar en el grupo de cabeza.”

Y un día más tarde, pasas a la historia como el primer piloto capaz de ganar una etapa en el Dakar y al menos una carrera en MotoGP.

“Exacto. ¡Qué locura! En mi primer año compitiendo en el desierto, con prácticamente ninguna experiencia sobre el terreno, y voy y gano una etapa."

“Hay muchos pilotos compitiendo durante años en esta prueba reina de los ralis y no han ganado nunca ni una etapa. Y lo que pasó después es de traca. Todo el mundo quería hablar conmigo, y mi presencia mediática creció. Y de nuevo aquello me cargó con más energía positiva.”

Y más cuando estuviste a punto de no poder tomar la salida.

“Estuvo cerca, la verdad. Empezó cuando me rompí el tobillo y eso me restó aún más tiempo de preparación. Solo quedaban 20 días para la salida y casi no podía poner el pie en el suelo, imagina pilotar. Pero sí que durante el shake down quise comprobar cómo respondía la pierna, eso fue justo antes de empezar la competición. La verdad es que debía ir con cuidado pero tenía claro que esa lesión no me apartaría de tomar la salida. Y cinco minutos después la cosa se complicó de nuevo."

“Volví al camión del equipo y me dicen que he dado positivo de coronavirus. No me lo podía creer. Pero había que mantener la calma, no estaba todo perdido. Fui derecho al vivac para hacerme otro test. Me confiné y ahí sí que empiezas a darle vueltas a la cabeza. Fue una pesadilla, pero por suerte no pasó mucho tiempo hasta que la noticia fue la buena.”

Estás habituado a las altas velocidades por tu actividad en MotoGP. ¿Crees que eso te ayudó de alguna manera?

“Es cierto que ir a fondo no fue un problema. Otros pilotos me lo comentaron, que iba rápido con facilidad. Mi equilibrio en la moto y mis reflejos también me ayudaron mucho. Estamos hablando de destrezas y cualidades que adquirí en MotoGP.”

¿Y qué es lo que claramente te falta?

“No hay duda. La navegación. Me acuerdo de cuando fuimos a entrenar por el desierto en Dubai. Era la primera vez que usaba un libro de ruta y fue un desastre total. Me perdí, el sol se empezaba a poner y me dí cuenta de que me había desviado 100 kms. Para ponerse a llorar. Ahí sabes que lo has hecho rematadamente mal, pero por suerte contaba con compañeros impagables."

“Sam Sunderland y Toby Price respondieron a todas mis dudas, y te puedes creer que tenía muchas preguntas por hacer. Me enseñaron mucho de navegación. Y al final entendí lo que cuesta navegar en el Dakar. Me queda muchísimo por aprender en ese aspecto.”

MotoGP y el rali Dakar son dos tipos diferentes de modalidad del motor. ¿Ves similitudes?

“El Dakar es otro mundo, completamente diferente. Es imposible comparar el ambiente del vivac con el del paddock. Amo el paddock de MotoGP, pero en el rali Dakar hay un fuerte sentimiento de solidaridad. Es como si todos viviéramos la misma aventura. La forma de afrontar la carrera también es otro mundo. En MotoGP vas siempre a fondo, pero en el Dakar eso es imposible."

“Porque estás encima de la moto días interminables, y también porque el peligro es constante. Una caída a solo 20/h puede tener graves implicaciones. No hay margen de error, ninguno. Y luego no hay nada comparable a un buen día en el Dakar. Cuando conduces por varios cientos de kilómetros, puedes cometer un error en cualquier sitio. Y sabiendo eso es difícil que la sensación de miedo desaparezca. Por eso no tengo claro si me gustaría pasarme a los ralis ‘full-time’.”

"Y sabiendo eso es difícil que la sensación de miedo desaparezca. Por eso no tengo claro si me gustaría pasarme a los ralis ‘full-time’."

Photo by @mcavadini
Dices que la tensión en MotoGP te agotó, pero ahora acabas de firmar un contrato con el equipo Warhorse HSBK Racing Ducati para competir en el campeonato MotoAmerica. ¿Huir de esa presión es lo que te lleva a competir en Estados Unidos?

“Creo que he disfrutado de una larga y bonita carrera en MotoGP, pero en los últimos tiempos había perdido dosis de disfrute. MotoGP se disfruta cuando estás luchando por un podio. Este movimiento llegó en el mejor momento. Necesitaba probar algo diferente, y conseguir un mejor equilibrio entre rendimiento y placer."

 

“Yendo al Dakar sentí que la decisión había sido la adecuada y espero que siga siendo así en el MotoAmerica. Ahora se hace difícil de decir, pero siento que puedo ser feliz con esta elección. Tenía muchas ganas de descubrir América, es un país que siempre me ha llamado la atención.”

Volviendo a tu exitoso Dakar, y ante el desafío del MotoAmerica, ¿crees que podrías compaginar las dos cosas más adelante?

“No lo tengo claro, sinceramente. Porque se presenta un problema en el hecho de trabajar para dos fabricantes a la vez, KTM y Ducati. Esta ha sido una decisión dura de tomar, porque te puedes imaginar que a KTM no le gustó la idea de que me vaya a competir a Estados Unidos con Ducati. Cuando fiché por KTM, les dije que no les dejaría nunca. Pero enconces no nos miramos a los ojos, y la comunicación no fue por los cauces que hubiera querido."

“No quería quedarme a pie, así que tomé la decisión más conveniente para mi persona. Fue sobre todo falta de comunicación, pero ahora nuestra relación es buena. De momento voy a ver adónde me lleva esto. Me lo tomo con calma, pero no puedo esconder que quiero volver al Dakar. Espero que mejor preparado, claro, por ejemplo compitiendo antes en el Rali de Marruecos.”

Photo by @mcavadini
Bueno, has demostrado que eres un piloto con un talento multidisciplinar, con esta mudanza al campeonato de Estados Unidos. Así que, ¿para cuándo el anuncio de tu debut en Flat Track o Supercross?

“Ja, ja, ja. Ya he pedido permiso a mi equipo para que me dejen participar en algún evento off-road por allí. El cross-country tiene muchos seguidores en aquel país. ¿Quién sabe? Me encantaría, pero todo depende de mi agenda de competición, claro."

“Tengo una moto de flat track en casa, pero hace tiempo que no la toco. En América me gustaría probarlo de nuevo. Tengo tantas ganas de hacer cosas que espero poder probar todo tipo de motos.”

La cara humana de REV’IT!

Después de años de confiar su vida al equipamiento protector de REV’IT!, Danilo Petrucci ha construido un vínculo fortísimo con la marca. Comenzamos una nueva temporada juntos, con un bagaje de éxitos como el del debut en el rali Dakar. “REV’IT! fue la primera marca que creyó en mi cuando fiché por Ducati en 2015. Nuestra relación se ha estrechado desde entonces, y hay dos cosas que destacaría de esta relación. Primero, que un piloto necesita sentirse a la vez seguro y protegido, y es así cómo me siento con REV’IT!."

“Y por otra parte, el lado humano es muy importante. Algo en lo que REV’IT! se sale. El cliente final solo acierta a entender, porque los toca, la calidad de sus productos, pero es que yo tengo contacto con la gente que sostiene REV’IT! y es entonces cuando experimentas la pasión que le ponen al trabajo. Hay un fuerte componente de respeto mútuo y se palpa. Eso es lo que yo creo que en el mundo marca la diferencia. Lo mismo cuando me fui al Dakar, porque se pusieron a trabajar para hacerlo posible. Estoy muy contento y especialmente orgulloso de haber sido el primer piloto REV’IT! en tomar parte en el rali Dakar.”

Danilo para rato

Veremos pronto a Danilo otra vez disfrazado con el mono REV’IT! en rojo brillante cuando comience su aventura americana en el MotoAmerica con Ducati. Si quieres, tenemos más información sobre Danilo y su carrera deportiva pilotando para la legendaria marca italiana, con la que alcanzó cotas muy altas en la competición.