<b>We Want Adventure:</b> Pilotando por el este de África. Segunda Parte.

We Want Adventure: Pilotando por el este de África. Segunda Parte.

Aunque los pocos planes que tenían en mente no salieron como esperaban, durante el camino pudieron vivir nuevas aventuras.
05-18-2020
Adventure

Article

Mandy y Pieter, alias
We Want Adventure
#REVITRIDERS

We Want Adventure es un proyecto iniciado por Mandy y Pieter sobre la base de las tres cosas que más aman: viajar, la fotografía y las motocicletas. Preferiblemente, todas a la vez. Mandy es una fotógrafo internacional freelance especializada en bodas y publicidad. Pieter trabaja como gerente en el distribuidor REV’IT! “MotorKledingCenter”.”

WEBSITE | FACEBOOK | INSTAGRAM

Mandy & Pieter

Product images

We Want Adventure 1
We Want Adventure 2
We Want Adventure 4
We Want Adventure 3

Intro text

LA AVENTURACONTINÚA…

About this page

Durante nuestro viaje por el África Central, nos acabamos perdiendo por el este de Uganda (revisa nuestro blog previo). Cómo pudo pasar fue –una vez más– un cúmulo de circunstancias. Es lo divertido de viajar a los mandos de dos viejas motos.

También nos parece muy divertido viajar sin demasiados planes en un país en el que la gente no tiene más futuro que el día siguiente. Hemos sobrevivido a leopardos, leones y elefantes, ¿pero íbamos a sobrevivir también a las tribus guerreras del este de Uganda y Kenia?

Product images

We Want Adventure 5

Product images

We Want Adventure 6

Product images

We Want Adventure 7

About this page

DEL OESTE AL ESTE 

Desde los parques nacionales del este ugandés, nos dirigimos a Karamoja. De vuelta en Kampala, donde habíamos alquilado nuestras motos, nos cruzamos por casualidad con un tipo holandés con muchos vínculos locales, Theo Vos, que resulta que regenta una agencia de viajes de nombre Kara-Tunga. Theo nos invitó a ir a la región de Karamoja, y la verdad es que nos “vendió la moto” a la perfección; mencionó la aventura, las pistas de tierra, la cultura y la belleza natural. Es una región a la que llegan pocos turistas y con todos esos igredientes lo único que pudimos hacer fue emocionarnos.

Karamoja es una zona que desgraciadamente ha vidido un largo período de conflicto armado y se había cerrado al exterior. Ahora empieza a abrirse al mundo. Después de muchos años de aislamiento, esta zona empieza a dejar llegar poco a poco cosas de fuera; es verdaderamente única. La gente del lugar son fundamentalmente pastores nómadas. Hay otros que se dedican a la caza y a la recolección para ganarse la vida. Estos años pasados han vivido relativamente tranquilos, pero ahora el turismo empieza a ver la luz en esta parte de Uganda. De hecho gente de todo el mundo ha empezado a descubrir estos parajes. Y como verdaderamente pudimos comprobar, esta región es un completo choque cultural. La agencia Kara-Tunga, a nuestro parecer, realiza un trabajo encomiable sobre el terreno en el campo del turismo sostenible. Según nos contó Theo, íbamos a ser los primeros en descubrir Karamoja en moto.

Highlights

We Want Adventure 8
De alguna manera es como si dos tribus enajenadas se encontraran aquí, al borde de la carretera.

About this page

KARAMOJA

Con fuerte viento de cola y todas las cremalleras de ventilación de nuestras chaquetas abiertas, nos movemos por las planas carreteras sin asfaltar de Karamoja. El frondoso verde ugandés muta en arena marrón. Aquí y allá en esta vasta sabana hay nubes de polvo. A lo lejos vemos cómo la línea de las montañas interrumpe nuestra plana carretera. Por encima de esos grandes montículos, nubes negras y truenos, aún a lo lejos. De vez en cuando cruzamos pequeños pueblos de casas empedradas; más adelante, cabañas de madera. También ocasionalmente vemos rebaños de vacas controladas por unos pocos críos con palos. Este país abandonado, después de un primer vistazo, es amigable pero a la vez tiene algo de amenazador.

Todo el tiempo que disfrutamos de Karamoja, no nos separamos de la belleza de su tierra y su gente. Dormimos con las personas que vigilan el ganado en estos particulares corrales que llaman ‘Kraal’. Y bailamos con los apicultores de la tribu Tepeth. En el mercado local de animales, en Kotido, aprendimos lo que vale una vaca. Y alrededor de un fuego, y con una cerveza en la mano, aprendimos también cuántas vacas entran normalmente en una dote.

Los habitantes de Karamaja tienen una cultura rica de la que están orgullosos, y para ellos cuantos más animales tienen más salud tienen. Las marcas faciales son un tipo de tatuajes. Se aplican a las mujeres como símbolo de belleza, y a los hombres como símbolo de fuerza. Una cicatriz en la cara de un hombre revela que ha matado a otro hombre. Como decimos, la gente es guerrera aquí. Los hombres protegen su ganado o atacan a otros clanes para robarles el suyo. 

El chaval medio desnudo que recorre la sabana con arco y flechas en busca de su cena, nos mira tan extrañado como nosotros a él. ¿Quiénes serán este par en esas motos tan cargadas, protegidos de pies a cabeza con equipamiento para motociclistas a 35ºC? De alguna manera es como si dos tribus enajenadas se encontraran aquí, al borde de la carretera. En algunos momentos nos sentimos tan lejos de casa como posiblemente estamos; pero a la vez, ellos y ellas nos hacen sentir como en casa, son hospitalarios.

Product images

We Want Adventure 11

Product images

We Want Adventure 9

About this page

KENIA

Es bueno tener fotos porque si no, ¡no habría evidencia alguna de que estuvimos en Kenia una semana! La frontera no era más que una choza de bambú con un solitario soldado al mando. Nos miró, escribió algo en un libro grandote y nos dejó pasar. La zona fronteriza era montañosa, con pendientes empinadas y desafiantes. Las reviradas carreteras nos llevaron poco a poco por un vasto paisaje montañoso. En un pueblo pequeño alcanzamos un cuartel de policía, el primer punto de control en Kenia, donde comprobaron nuestros pasaportes y nos dejaron seguir. Despacio pero con seguridad pilotamos por el desierto y “nuestra” carretera acabó siendo el cauce ancho y seco de un río.

Caía la noche. Se acababa aquel día, con poca comida y agua y sin moneda local. En las pequeñas aldeas que cruzamos no aceptaron la moneda ugandesa. En mitad de un blando arenal no se distinguía ningún tipo de carretera, pero sí centenares de caminos en una pradera. Y cayó la noche completamente y quedaba un buen trecho hasta la próxima ciudad con hotel. Sabíamos que el día iba a ser largo, pero no sabíamos que habría que parar por una avería.

Product images

We Want Adventure 10

Product images

We Want Adventure 12

About this page

BACHES Y MÁS BACHES

Sin razón aparente, la moto de Pieter se paró. Pieter echó un vistazo al motor varias veces con la linterna de su teléfono móvil, y no lo solucionó. Mientras, un grupito de kenianos salió de la oscuridad para intentar ayudarnos. Empecé a preocuparme, porque estábamos en mitad de la nada, en la oscuridad, y aquella gente olía a alcohol. Y antes de que nuestras mentes se dejaran llevar demasiado a lo negativo, cambiamos de mentalidad, a pensamientos positivos.

Poco después algo con luces se acercaba desde la distancia y resultó ser una ambulancia 4x4. El conductor quería ayudarnos. Atamos la moto averiada con una cuerda a la parte de atrás del Jeep, y cuando empezó a remolcarla, la moto derrapaba a derecha e izquierda por encima de aquella alfombra de arena suelta. No era la solución. Luego probamos con una boda (que es un ciclomotor) para tirar de nuestra moto averiada. Y esto sí resultó, mientras los faros del Jeep, nos daban algo más de visibilidad. Así cubrimos los últimos 40 kilómetros, en dos horas. Llegamos al hotel exhaustos y hambrientos. El cocinero estuvo dispuesto a empanarnos pescado, con patatas fritas y soda. ¡Larga vida a la Coca Cola!

Highlights

We Want Adventure 13

About this page

NUEVOS DESCUBRIMIENTOS

Pasamos una semana en Turkana, al cabo de la cual nos enteramos de que nuestros pasaportes debían haber sido sellados y que nuestras motos “de importación” debían tener un seguro especial. Turkana es una zona remota de Kenia, y en ningún lugar de aquel área nos iban a solucionar el problema. Para eso había que ir en dirección sur, en un viaje de dos días, a buscar una gran ciudad o un paso de frontera oficial en el que conseguir los papeles. Dudamos, al principio, por si por el hecho de no llevar los papeles reglamentarios íbamos a tener verdaderos problemas y que todo acabara siendo un mal trago.

Y eso además iba a costarnos mucho tiempo y dinero. Así que decidimos desandar el camino de vuelta a Uganda. Esta vez nos levantamos temprano, cargamos las motos con plátanos, galletas y agua y nos marchamos. Llegamos al solitario paso fronterizo, el del soldadito con choza, al final de la tarde. Nos preguntó si podíamos soltar algo de dinero. Le dijimos que no negando con la cabeza. Y cambió de petición, y dijo, ¿y galletas? Se las regalamos todas y unos kilómetros más allá llegamos a Moroto, donde nos despedimos de esa otra parte de nuestro viaje. Y luego de vuelta a Kampala, porque había que devolver las motos.

Product images

We Want Adventure 14

About this page

¡VOLVEREMOS!

Nuestra primera incursión en África fue apoteósica; nos quedamos más de lo previsto. No teníamos expectativas cuando llegamos, aunque ciertamente siempre tienes alguna idea en la cabeza. Alguna, no sabes exactamente qué. Pero seguro que antes de llegar ahí no sabíamos que nos encantarían tanto los parques naturales. Viajamos por la cultura y la aventura, pero conducir tu motocicleta por pistas mientras ves elefantes y jirafas cruzando tu camino es espectacular. Aquello nos dejó sin habla. 

Está claro que lo mínimo que puedo hacer es recomendaros Uganda. La gente es muy amigable, hablan bien el inglés, y si eres capaz de saltarte las atraciones turísticas más trilladas, hay mucho por descubrir. “El país de la libertad”. Así es como nuestro anfitrión en un hotel ruandés nos definió este lugar tan diverso, lo cual es del todo verdad; y tiene todo lo que un motero aventurero necesita. Tenemos muchas ganas de volver y seguir explorando el continente africano. 

Highlights

We Want Adventure 17

MANTÉNGASE AL DÍA

REVIT_ADVENTURE


Síguenos e inspírate con los pilotos de REV'IT! Adventure durante sus viajes por todo el mundo.